Culmina el proceso de reforma del Reglamento de Alumnos de la universidad

ImprimirEnviar a un amigoPDF

El reconocimiento de los estudiantes como sujetos de derecho, la implementación de licencias estudiantiles por maternidad o enfermedad y la creación de Defensorías Universitarias para la mediación de conflictos son algunos de los cambios que experimentará la Universidad Nacional de la Patagonia Austral una vez que sea  aprobado el nuevo Reglamento de Alumnos de  la institución, luego de un intenso proceso participativo de reforma de la normativa vigente.

Tras las reuniones realizadas en la Unidad Académica San Julián los días 21de abril y 8 y 9 de mayo, autoridades y referentes de todas las unidades de gestión lograron la revisión final de cerca de 100 de los 127 artículos de Reglamento y acordaron la  continuidad del trabajo a través de la plataforma virtual de la universidad  para poner el documento  terminado a disposición del Consejo Superior.
Estos encuentros contaron con la presencia del vicerrector de la UNPA, Hugo Rojas; la secretaria general académica, María José Leno y la secretaria de Planeamiento, María Elena Bain; mientras que pos las unidades académicas asistieron los vicedecanos; referentes de las áreas de Alumnos, Acceso y Permanencia, Académica; consejeros alumnos y autoridades de los Centros de Estudiantes.
El Vicerrector de la UNPA, Hugo Rojas, explicó que a través de este trabajo participativo se buscó “introducir un nuevo enfoque sobre las  relaciones  de los alumnos dentro de la universidad, entendiéndolos como sujetos de derecho e integrantes de la  comunidad universitaria” y sostuvo que con este cambio “se están modificando las relaciones que tienen que ver con la  actuación académica de los estudiantes y también con el reconocimiento dentro de una comunidad  universitaria”.
Rojas  destacó que la reforma del Reglamento es fruto de “un  trabajo participativo al interior  de las sedes de la universidad, con una amplia participación de parte de los estudiantes y de las unidades orgánicas administrativas que están relacionadas con el tema”.
“El análisis es completo, integral. Se han revisado todos los artículos. Hay algunos que quedan  sin modificación, pero en realidad el análisis abarca a todo el articulado del reglamento bajo estos criterios centrales de considerar al alumno como sujeto de derecho y como integrante de la comunidad universitaria,  definiendo las interrelaciones entre los distintos actores”, precisó.
En función de la dinámica de trabajo definida, el vicerrector informó que “de los 127 artículos que tiene el reglamento de alumnos a la fecha se han abordado 93”, mientras que para la cuarta parte de la normativa que aún está bajo análisis “se ha propuesto habilitar en el entorno virtual de la universidad un espacio de trabajo para realizar los aportes y acordar la redacción definitiva”.
“Después de un amplio trabajo estamos llegando a esta instancia definitiva del análisis para poner a consideración del Consejo Superior un producto terminado”, acotó.

 

Cambios

Entre las modificaciones introducidas al Reglamento de Alumnos, Rojas  señaló que “un aspecto clave es la atención de las licencias estudiantiles, contemplando todas las cuestiones que tienen que ver con algunas incidencias que tienen los alumnos en su recorrido curricular” y en tal sentido manifestó que cuando entre en vigencia el nuevo régimen se tendrán en cuenta “la situación laboral, el embarazo, la maternidad, la enfermedad y todas las situaciones a las que cualquier persona se puede ver expuesta a lo largo de la vida”.
Otro aspecto estacado  de estas modificaciones apunta a “evitar la judicialización  de las cuestiones  sancionatorias que tienen que ver con  integrantes de la comunidad universitaria  en un escenario de interrelación y de convivencia  dentro del ámbito institucional”.
“Para evitar esa instancia nosotros proponemos un esquema de mediación de conflictos y defensorías universitarias. Esos enfoques son novedosos y van a ser incluidos dentro del reglamento”, expresó Rojas, quien reconoció que dichas instancias ya han sido implementadas con éxito en otras universidades del país.
La reforma del reglamento permitirá además ajustar la normativa al nuevo rol que el sistema universitario ha asumido en los últimos años; a la legislación reciente que amplía el reconocimiento de derechos en todos los ámbitos y al nuevo esquema  organizacional en el que está avanzando la universidad desde la reforma estatutaria de 2010, que asigna una participación activa a los estudiantes, incluso en la definición  y coordinación de las actividades académicas. 
El Reglamento de Alumnos, aprobado por medio de la Ordenanza 013 del año 1997 – con modificatorias a través de las Ord. 015, 064 y 118 del Consejo Superior- es el encuadre institucional que determina los derechos y deberes de los estudiantes de la UNPA, independientemente de la Unidad Académica en la que cursen sus estudios.
El trabajo de modificación de la norma es coordinado por la Secretaría General Académica de la universidad.