"Uno va a aprender, pero también a mostrar lo que se hace en la Argentina"

ImprimirEnviar a un amigoPDF

Santiago Puca Molina, integrante de Rectorado, es el primer Nodocente de la UNPA que concreta una experiencia de intercambio internacional en el marco del Programa PILA. Realizó su estancia en la Universidad Francisco de Paula Santander de Cúcuta, Colombia, donde compartió saberes de la función de Extensión y experiencias del proyecto de categorización de docentes extensionistas

En el marco del Programa de Intercambio Académico Latinoamericano (PILA) que tiene como objeto promover la movilidad de estudiantes de carreras de grado/ pregrado y posgrado, académicos, investigadores y gestores de las universidades e instituciones de educación superior asociadas de Argentina, México y Colombia, la Universidad Nacional de la Patagonia Austral  seleccionó a los postulantes de la Segunda Convocatoria 2019  de los distintos claustros  para vivir la experiencia de internacionalización.
El Programa tiene como eje rector enriquecer la formación académica, profesional e integral y fortalecer los lazos de cooperación entre las Universidades afiliadas.
Santiago Puca Molina, trabajador nodocente perteneciente al Rectorado de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral merituó en la convocatoria y vivió una experiencia de trabajo de dos semanas en la Universidad Francisco de Paula Santander, en Cúcuta, Colombia, durante el segundo cuatrimestre de este año.
Puca Molina es Licenciado en Comunicación Social y se desempeña en la Secretaría de Extensión Universitaria de Rectorado, donde está abocado a la coordinación de programas y pasantías educativas y la formulación de proyectos. En dialogo con FM UNPA compartió detalles de su experiencia y el trabajo realizado durante esas dos semas de experiencia en su formación profesional.

¿Cómo surgió tu interés en la postulación a la convocatoria del Programa Pila?
Me gusta viajar mucho y cada vez que puedo lo hago, pero esto era diferente; era una instancia de aprendizaje, de conocer, de compartir experiencias y conocimientos,  sobre todo la posibilidad de aprovechar esa oportunidad. Como funcionarios que estamos en las universidades no tenemos tantas oportunidades, como si tienen los docentes y los estudiantes. Lo vi como una instancia de formación desde lo profesional y también una oportunidad a mi regreso de hacer un tipo de devolución e instar a los nodocentes para que se presenten a estas convocatorias que nos ofrece la universidad.
En mi caso fui el primer nodocente en viajar a hacer esta experiencia. En dos convocatorias anteriores el puesto había quedado vacante, porque no se había presentado nadie. Si bien se da la difusión en todas las unidades académicas, el área de  Cooperación Académica visitó todas las sedes y convocó a todos los nodocentes, pero no hubo postulantes.
Creo que también el hecho de que uno por primera vez vaya y pueda contar esta experiencia va a abrir  las puertas para aquellos que no tienen conocimiento del Programa PILA.

¿Por qué escogiste la universidad en Colombia?
En realidad había dos opciones: una era la universidad a la que fui en Colombia, que se llama Francisco Paula de Santander y la otra era en México. Yo postulé para las dos, después la Comisión definió que quedara Miriam Díaz en la Universidad de México y a mí me dieron la oportunidad para viajar a Colombia.
El Programa PILA tiene convenio, en el caso de la UNPA, solamente con Colombia y México, así que muy contento porque hayan valorado mi currículum vítae, mis antecedentes. Tuve que contactarme con la gente de la universidad por la que me postulé,  te tienen que hacer una carta de invitación, pero a la vez uno desde acá tiene que formular un plan de trabajo.
Me metí a la página de internet de la Secretaria de Extensión de la Universidad Francisco de Paula, para ver que desarrollan ellos como actividad y ver también cómo me puedo  insertar, porque si yo veía una universidad donde el tema de Extensión no fuera abordado no me sentiría cómodo.
Le que quiero resaltar es que los nodocentes no estamos acostumbrados a formular un plan de trabajo personal para desarrollar una actividad, cosa que si ocurre en los docentes, que preparamos un PADA para inicio de año.

¿Fue muy complejo realizar  ese plan de trabajo para tu postulación?
Sí y no. Tenés que ver en donde insertarte en la otra universidad, ver qué desarrollan, qué instancias de proyectos de extensión -en mi caso- desarrollaban. Entonces tenés que vincular lo que haces en tu universidad con lo que hacen ellos. Es un juego muy fino en donde debes tener la habilidad para determinar el espacio donde insertarte.

¿En qué fechas estuviste en la Universidad Francisco de Paula Santander?
Estuve dos semanas, del 17 al 31 de Agosto en Cúcuta, después extendí a una semana y media más en otras universidades, independientemente del Programa PILA aprovechando que estaba en Colombia. La UNPA tiene lazos con la Unión Latinoamericana de Extensión Universitaria y allí hay una delegación de la ULEU, por lo que pude visitar universidades de Bogotá y Medellín.

¿Tuviste oportunidad de establecer Redes?
Sí. Si bien ya las venimos desarrollando desde la UNPA  también tuve la oportunidad de conocer la  Escuela de Ingeniería de Antioquia en Medellín, estuve igualmente en la Universidad del Rosario en Bogotá y en la Universidad Nacional de Colombia, que es una de las más reconocidas en ese país. Además estuve en una Fundación de Educación Superior en Cúcuta.
He experimentado lo valioso de establecer redes desde mi formación como docente, donde hemos intercambiado algunos talleres. Puntualmente uno que tiene que ver con la visibilización de los proyectos universitarios en redes sociales.
En la Universidad Francisco de Paula Santander se interesaron mucho en el proyecto de la UNPA de categorización de docentes extensionistas, y me pidieron que les compartiera información a las autoridades. Esa actividad estuvo muy interesante porque en Colombia sí se reconoce la categorización en lo que es investigación, y lo veían como algo muy bueno y valorable el tema de la categorización en extensión que tenemos acá en la UNPA. Esto que se planteó en el 2010, está teniendo repercusión nueve años después y está tratando de replicarse en otras universidades.

¿Cómo es la práctica de la actividad de Extensión en la Universidad Francisco de Paula Santander?
Como en todos los campos existen  distintos paradigmas o distintas formas de ver, en este caso a la Extensión. Ellos la ven más vinculada a la Transferencia. Tienen muchos convenios con instituciones privadas, también tienen convenios con estamentos estatales y lo que hacen  son capacitaciones. Quizás acá en la Argentina se está dando un proceso de la Extensión más vinculada al trabajo con las comunidades, al trabajo recíproco, entonces cuando uno les contaba cómo se trabaja en la UNPA o cómo se trabaja en la Argentina, era algo totalmente diferente para ellos.
Y me preguntaban ‘¿Cómo lo hacen?’ Si bien hay una corriente muy grande, referentes teóricos y con esto de las redes sociales muchos proyectos tienen sus experiencias, yo les mostraba a las autoridades de la universidad y decían “Ah, mira que bueno esta ese trabajo!” Si bien uno va a aprender, también va a mostrar algo de que se hace aquí en Argentina y eso es muy interesante para ellos

¿Cómo funciona la Universidad en Colombia? ¿Qué diferencias notas en relación a Argentina?
Por ejemplo el sistema universitario colombiano es mixto. Es público pero en cierta parte es arancelado, cosa que acá en Argentina no sucede, de hecho este año estamos transitando los 70 años de la Gratuidad en la Educación Superior.
En Colombia convive la universidad privada con la pública. Me contaban que un estudiante cuando entra a la universidad tiene que hacer una declaración jurada de cuáles son los ingresos que tiene su familia y a partir de eso surge un valor que es el que ellos tienen que abonar para poder seguir estudiando.
Y después el tema de los campus, acá no lo vivimos. Tienen toda la universidad en un mismo campus, tienen Rectorado, las facultades y oficinas en el mismo espacio.
Encima ellos trabajan de 8:00 a 12:00 y de 15:00 a 18:00, trabajan 8 horas a diferencia de nosotros que trabajamos 7, por el tema de la temperatura que no baja de 30°C

¿Habías investigado como era la Ciudad de Cúcuta?
Mi primer contacto fue a través de Wikipedia donde obtuve información de las temperaturas, pero cometí el error de llevar mucha ropa, lo cual no fue cómodo para trasladarme pero también para mí fue una aventura buenísima. Aprendes y también de alguna manera también dejas algo desde tu conocimiento y también la parte humana que por suerte en mi caso soy bastante extrovertido y la cultura de ellos no se condice con la nuestra, culturalmente uno se nutre.
No son de socializar mucho. Donde yo estuve en la parte de Santander que es la parte norte limítrofe con Venezuela, con todo lo que implica la actualidad de Venezuela, de hecho veía gente en la calle pidiendo, durmiendo en la calle, bañándose en las fuentes, pero yo utilicé como recurso para socializar el mate. Me llevé mi mate, mi termo y la yerba, A algunos les gustaba y a otros no. El sabor lo sentían parecido a la clorofila que es una infusión que ellos tienen allá y eso lo utilizaba para romper el hielo. Te veían y decían ‘¿Qué es eso?’ y vos le explicabas la cultura del mate y lo probaban. El mate es  el equivalente de ellos al café, es su forma de socializar a lo largo del día por más que tengan temperaturas por sobre los 39°C.
En la alimentación me fue muy mal porque el cuerpo no se acostumbró. Ellos desayunan muy fuerte, por ejemplo huevo, un caldo de carne, las arepas, chorizo. No desayunan como nosotros tostadas o facturas. Lo que sí tienen es frutas, una gran variedad y te alimentas con frutas.
La cena es temprano tipo 19.30  a 20.00  y a las 22:00 ya estaba durmiendo porque al otro día,  por el tema del calor me despertaba a las 5:30. Fue un cambio drástico y al cuerpo le costó adaptarse. Después ya era un colombiano más en cuanto al cotidiano.

¿Hubo algo que te llamará la atención en particular?
Definitivamente el calor, nunca había sentido ese calor. Así como nosotros acá tenemos calefacción en todos lados, ellos allá tienen aire acondicionado en todos lados. Y por la cuestión del calor tienen horarios cortados. Me decían que en el cotidiano al mediodía vuelven a casa, almuerzan, ducha, siesta y vuelven al trabajo.

¿Tuviste oportunidad de conocer cómo se vive la cultura de fútbol en Cúcuta?
Si, son muy futboleros. Fui a ver  justamente el Cúcuta Fútbol Club, jugamos un partido, hicimos un picado, también son muy ásperos, juegan muy fuerte. Vi muchas camisetas   de los clubes locales dando vuelta, y cuando estuve en Medellín justamente se jugó el clásico, al que no pude ir porque estaba insolado.

¿Hubo interés de la Universidad de Cúcuta por venir de intercambio?
Sí. Yo me traje un modelo de convenio de la  Universidad para la UNPA  que por lo que me decían desde el área de Relaciones Institucionales, está próximo a firmarse lo que va a permitir hacer un intercambio entre docentes, nodocentes y estudiantes. La idea es que ahora venga alguien de esa universidad acá a Río Gallegos o a alguna de las sedes de la UNPA y también haga un intercambio como el que hice yo.

¿Invitas a los no docentes para que postulen al Programa Pila?
Cuando yo formulé mi plan de trabajo para postular, en el último punto planté esta instancia de devolución, o sea generar un producto, ya sea con una ponencia o un taller en donde yo pueda transmitir mi experiencia desde el principio, desde que presenté los papeles hasta que volví del intercambio. Sobre todo para que los nodocentes no tengamos este miedo de postular. Los intercambios siempre están - desde el imaginario social-  pensados que solamente son para docentes y estudiantes. Mi intención es romper con ese prejuicio, al ser el primer nodocente mi intención es  transmitir la experiencia.
La idea es contar los pros y los contras que tiene el Programa PILA;  el proceso de la presentación de papeles; cómo buscar en internet a la universidad y al área donde uno pretende insertarse. Me parece que es rico en ese sentido, habíamos hablado con Pablo Navas, que es el coordinador del área, hacerlo a mediados de noviembre y posteriormente ver como se pueda replicar en las otras unidades de gestión, tal vez mediados por tecnología.
En mi caso el traslado aéreo corrió por mi cuenta. El Programa PILA incluye alojamiento y comidas en la universidad que a uno lo recibe. Tengo entendido que en otros casos los estudiantes y docentes tienen como lugar de residencia el campus de la universidad. Yo estuve en un hotel que era muy bueno con las tres comidas incluidas.
Como crítica constructiva - se lo señalé a Navas-, dos semanas para Nodocentes es muy poco. No es tiempo suficiente para desarrollar un plan de trabajo. En la primera semana conoces a la gente, sabes cómo trabajan, rompés el hielo y en la segunda semana recién podés desarrollar tu trabajo y llega el viernes y te vas. La idea es ver la posibilidad de que se amplié un poco más ese periodo de estancia.

Formulario para denuncias de violencia de género

CRES 2018